domingo, 13 de febrero de 2011

Al resguardo del temporal

Este sábado nos desplazamos hasta Porto do Son a buscar suerte en busca de nuestras amigas las lubinas. Allí quedamos con unos amigos de Berto, José y su padre nos encontramos con ellos en en una cafetería, allí nos tomamos un café y mientras José nos explicaba a donde iríamos a pescar en vista del fuerte mar que podíamos escuchar no muy lejos de donde nos encontrábamos desayunando.


 Fuimos a una zona de arenales mixtos con piedras donde el mar nos dejaría trabajar  nuestros señuelos allí comenzamos nuestra jornada, primeramente probamos suerte  en el arenal y poco después nos desplazamos a una zona rocosa.
José y su padre se quedaron en una piedra bastante elevada del mar mientras Berto y yo no desplazamos hacia la derecha de las rocas.
Al poco rato José saco la primera pieza del día una pequeña lubina que volvió a su medio rápidamente.
Estuvimos toda la mañana por esa zona recorrimos toda la playa y fuimos lanzando en cada metro de playa pero parecía no haber actividad alguna.
Cruzamos un río que desembocaba en la playa y nos acercamos a  un rompeolas donde los cormoranes tomaban el sol.
Allí el mar rompía bastante fuerte y Berto tuvo su primera captura, me gritó fuertemente indicándome que había capturado un róbalo, pero tras la lucha y varar la pieza se llevó una gran decepción al ver que era un mujel de gran porte.
Al poco rato nuestros compañeros nos avisaron para dar la mañana por concluida y nos dirigimos a los coche a comer.
Después de una ociosa comida nos fuimos a otro arenal en el que estuvimos un buen rato lanzando sin recompensa alguna, allí se encontraba un pescador de fondo que me mostró tres sargos de gran porte que había capturado en aquella playa.
Al no tener suerte decidimos cambiar de ubicación y nuestros compañeros José y su padre decidieron poner fin a su jornada de pesca y después de despedirnos Berto y yo nos desplazamos a otra zona a probar suerte.
En las últimas posturas estábamos acompañados de más spinners allí en una zona de bajos saqué la primera  pieza del día una pequeña lubina.


Seguimos probando por la zona y Berto sacó otra pequeña pieza 
Al poco rato pusimos fin a la jornada del día, desde aquí agradecer a José y su padre por la grata compañía y que pronto volvamos a coincidir en otra jornada.
Y una foto del grupo:
video
Y en este vídeo Berto luchando contra el "róbalo" llamado mujel.

1 comentario:

FRANMIRON dijo...

Este finde parece que las lobas no estaban muy por la labor, yo lo intenté a fondo sin sentir nada, otros cuatro pescadores que tenía cerca nada tampoco y por oidas de otras gentes por otras rias nada.....es así.
Por lo menos supisteis buscar resguardo para poder mojar los señuelos y pasar una jornada entretenida.
Saludos a ambos.